Cuando se trata de elegir las joyas de la novia no hay reglas estrictas. Aunque la tradición se impone en forma de oro blanco y diamantes, también hay novias que optan por piezas con color como la aguamarina, la tanzanita o la turmalina roja. Y las que quieren dejar de lado supersticiones se apuntan a las perlas que, según la leyenda, son lágrimas del mar que traen mala suerte a la novia. ¡Todo vale!

El diseñador Carlos Moret, especialista en joyas nupciales, aconseja a las novias “lucir una pieza especial que favorezca, que sea importante y que sobreviva en el tiempo. Las joyas tienen mucho significado, son el símbolo de compromiso pleno y amor eterno hacia la otra persona”.

La joya que simboliza ese compromiso es el anillo de pedida. Los egipcios ya entregaban anillos a sus futuras esposas como señal de compromiso, así como los romanos. De estos últimos, proviene la tradición de llevar el anillo de compromiso en el dedo anular de la mano izquierda, por donde pasa la vena ‘amoris’ que va directa al corazón.

Aunque si hay que elegir un nombre en la historia del anillo de compromiso ese es, sin duda, France Gerety, copywriter de la agencia de publicidad N.W. Ayer & Son, y autor de la célebre frase: “A diamond is forever” (Un diamante es para siempre). Desde entonces, tanto la pequeña como la gran pantalla nos ha inundado de románticas proposiciones de matrimonio donde el anillo —con diamante, por supuesto— siempre es el protagonista. Una tradición anglosajona que, poco a poco, ha obtenido mayor fuerza en nuestro país.

6 consejos para elegir las joyas de tu boda

Además del anillo de pedida, hay otras joyas que suelen llevar las novias el día de su boda: pulsera, pendientes, collar, broche… Para guiarte en ese maremágnum, el diseñador Carlos Moret aconseja:

No elijas las joyas antes que el vestido

“A veces las novias se precipitan y quieren elegir las joyas de su gran día antes de saber cómo será su vestido. Es importante saber qué estilo de traje, cómo será el escote, qué otros complementos llevará…con el objetivo de que el resultado sea armonioso”, destaca Carlos Moret.

La hora del enlace

No es lo mismo una boda de día que una de noche. Carlos Moret recomienda “en las bodas de día decantarse por unos accesorios más sencillos. En cambio, si la boda es de noche, las joyas de la novia pueden ser más llamativas y originales”, señala.

Menos es más

El diseñador Carlos Moret es partidario de lucir un máximo de tres accesorios (y el tocado cuenta como uno, aunque no sea considerado una joya). “La novia tiene que olvidarse de ponerse todo el joyero encima, a veces lucir sólo unos pendientes es más bonito que llevar muchas piezas a la vez”, subraya.

Los pendientes son fundamentales

Para el diseñador Carlos Moret los pendientes son imprescindibles y tienen que ir acorde al peinado. “Con la melena suelta quedan mejor los pendientes más sencillos y más pequeños; mientras que con los peinados recogidos favorecen los más largos”, recomienda Carlos Moret.

Piezas exclusivas

“Lucir una joya única convertirá tu boda en un día único”, sentencia Carlos Moret. “Las piezas de joyería más especiales son las que se diseñan a medida, las que reflejan la personalidad y el estilo de la novia”.