Anillo solitario para mujer: qué es y en qué ocasiones regalarlo

Anillo solitario para mujer: qué es y en qué ocasiones regalarlo

El anillo solitario es una de las joyas que más fascinación despierta. Su belleza es evidente, considerando que lo más habitual es que se diseñe con un diamante, pero es el momento que simboliza lo que de verdad enamora.

Dado el interés que genera, veo conveniente repasar qué es exactamente, cómo se diseña y en qué tipo de ocasiones se regala.

Anillo solitario: cómo se diseña

El anillo solitario es el que está compuesto por una única piedra preciosa, según la jerga de la joyería y la orfebrería. De hecho, tienen esa denominación todas las joyas diseñadas con una sola piedra, no tiene por qué ser un anillo, pero sí son las sortijas las que más suelen recibir tal nombre.

Lo habitual es que lleve un diamante, pero también se puede diseñar con otras piedras como rubíes, zafiros o esmeraldas. Cualquiera de ellas se puede combinar con metales como el oro, la plata, el platino, el paladio o el rodio.

Para conocer el proceso, supongamos que se trata de un anillo solitario de oro blanco. Habrá que fundir el metal a más de 1800 grados de temperatura y verter el líquido resultante en la rielera para crear un lingote o riel. Con las herramientas necesarias, se irá estirando para ir dándole forma. Lo siguiente será usar lijas manuales, con motores y pulidoras para que resulte un acabado perfecto.

Por otro lado, hay que dar forma a la boquilla que luego sujetará al diamante, siempre comprobando que encaja con el aro antes de soldar. Terminado ese paso se podrá engastar, esto es, encajar el diamante en la boquilla. El proceso incluye el cajeado de las patas que asegure que la piedra preciosa encaja perfectamente.

Anillo con 3 diamantes

Cuándo regalar un anillo solitario

Atendiendo a su historia, esta joya simboliza fidelidad, por lo que es perfecta como anillo de compromiso. El diamante representa pureza y fortaleza, elementos deseables en una relación y que confirman el uso ideal de esta joya como anillo de pedida.

Aunque hay otras ocasiones en las que se puede regalar un anillo solitario, es cierto que la joya está muy vinculada a las relaciones de pareja. Se trata de algo especial que se le regala a alguien que significa mucho para ti, así que el 25º o el 50º aniversario de bodas o inicio de la relación son también hitos importantes que merecen ser recordados con una joya que pasará de generación en generación.

Otra razón por la que se vincula a relaciones muy estrechas es porque se trata de una joya muy personal que implica conocer el tamaño de los dedos, tono y hasta el tipo de piel, incluyendo también sus gustos.

Como curiosidad, se suele colocar en el dedo anular si se trata de un anillo de compromiso porque, según la tradición romana, ahí se localiza la vena amoris, la que se decía que conectaba directamente con el corazón.

Aquí tienes un ejemplo de un anillo solitario sencillo de nuestra tienda online:

Anillo oro blanco diamante

En resumen, el anillo solitario es una joya compuesta por un metal que tiene engastada una única piedra preciosa, y es el diamante la que más veces se asocia al concepto. Genera fascinación por su belleza y por el momento que simboliza, como puede ser una pedida de mano o el aniversario de una pareja. Se trata de una joya que se conservará con cariño toda la vida y que luego heredarán las generaciones futuras.

Añadir un comentario:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat
Powered by