Certificación de un diamante: por qué es tan importante

Certificación de un diamante: por qué es tan importante

No existen dos diamantes exactamente iguales. De hecho, debido a que estas piedras preciosas son producto de un proceso natural, cada diamante que se extrae y pone a la venta es único. No obstante, comprobar la autenticidad y exclusividad de un diamante es posible únicamente a través de la certificación del diamante o, en su defecto, la tasación de la joya. Pero ¿en qué consiste exactamente este proceso?

Qué es la certificación de diamantes

La certificación de un diamante es un documento en el que se describen los rasgos distintivos de la piedra, específicamente las conocidas como 4 C. Si bien cada laboratorio cuenta con libertad para incluir detalles adicionales del diamante —como las proporciones de la piedra o el pulido—, todo aquel diamante certificado debe estar acompañado por un dosier que proporcione datos específicos sobre el corte, el carat —o peso—, el color y la claridad.

Esta certificación influye de manera determinante en el proceso de calcular el precio de un diamante, ya que los valores que allí aparecen han sido obtenidos de forma objetiva.

Para poder comprobar y demostrar la calidad objetiva de un diamante es necesario contar con una certificación del diamante, que funcionará tal y como lo haría el documento de identidad de una persona. De hecho, algunos laboratorios ofrecen entre sus servicios la posibilidad de sellar el diamante en una caja plástica o realizar una inscripción a láser del número del certificado en el diamante.

Existen numerosos laboratorios gemológicos. Sin embargo, se considera información absolutamente certera si el diamante es certificado por laboratorios como el GIA, HRD o el IGI.

Aquí te muestro un ejemplo de un Diamante de 2.01 cts certificado por el laboratorio HRD, como ves, se entrega en un blister sellado por el propio laboratorio de certificación de diamantes.

Certificación de un diamante

Certificado GIA

Este laboratorio fue fundado en 1931 y es reconocido como el máximo referente mundial para la compra y venta de joyas como los diamantes. Ofrece un certificado más conciso, conocido como “expediente GIA Diamond”, y otro mucho más detallado bajo el nombre de “GIA Diamond Grading Report”.

Certificado IGI 

El Instituto Gemológico Internacional (IGI) fue inaugurado en 1975 y gracias a sus grandes laboratorios es líder mundial en el análisis gemológico y en la evaluación de joyas. Un diamante certificado por esta institución ofrece confianza en la calidad de la piedra.

Certificado HRD

El Hoge Raad voor Diamant (HRD) o Consejo Superior del Diamante es una organización sin ánimo de lucro establecida en 1973 para el control, la coordinación y el perfeccionamiento de las actividades relacionadas con el diamante en la región de Amberes (Bélgica).

Cómo se tasa un diamante 

En tanto que la certificación de un diamante es una garantía de por vida, debe ser emitida por un laboratorio y aporta las características más relevantes de la gema, la tasación se realiza bajo el criterio del tasador y está orientada a determinar el valor económico de la piedra. De hecho, el valor monetario del diamante puede variar con el tiempo, pues está influenciado por la oferta y la demanda, así como por las tendencias y la evolución del mercado.

Para realizar una valoración del diamante, se consideran 4 criterios, como ya hemos adelantado, las 4 C: corte, carat, color y claridad. En ocasiones, incluso, se suma a estos una quinta C: el certificado.

  • Corte o talla: Se refiere a las proporciones del diamante y sus ángulos.
  • Carat o peso: Se expresa en quilates. Un quilate equivale a 0,20 gramos o 100 puntos.
  • Color: Se clasifica de la D a la Z, siendo D la tonalidad incolora.
  • Claridad o pureza: Los diamantes suelen presentar ciertas inclusiones. Por esta razón, aquellos con pocas o ningunas “imperfecciones” destacan por un mayor valor económico.

Por qué es importante la certificación de un diamante al comprar joyería

El tiempo no solo puede variar el precio de un diamante, sino que, poco a poco, ha puesto a disposición de los laboratorios herramientas más avanzadas para asegurar la autenticidad de un diamante.

En muchas ocasiones contamos con una joya de familia de la que desconocemos sus detalles técnicos y, sobre todo, su valor. Sin embargo, al visitar distintos profesionales o establecimientos se obtienen estimaciones diferentes del valor de la gema. Este hecho se debe a que dos de los cuatro criterios son subjetivos si se evalúan visualmente.

En Carlos Moret realizamos tasación de joyas, un servicio destinado a aquellas familias o personas que deseen mantener la joya en su seno o conocer una estimación del valor económico de la misma. Sin embargo, si la finalidad última es una posible venta, una certificación del diamante resulta esencial. De este modo se garantizará la calidad de esta maravillosa e “invencible” piedra.

Añadir un comentario:

Your email address will not be published. Required fields are marked *