Oro comestible: lo último en alta cocina

Oro comestible: lo último en alta cocina

Lujo y vida eterna son dos de los adjetivos que definen el recorrido del oro comestible a lo largo de la historia; y es que este condimento culinario fue asociado en la antigüedad con capacidades sanadoras, disponibles tan solo para los más afortunados. 

Hoy en día el oro comestible se caracteriza por distintos fines, pero ¿conoces realmente qué es el oro comestible y cuál es su proceso de elaboración? Te lo contamos. 

Qué es el oro comestible

El oro comestible es un aditivo conocido en la industria alimentaria como E-175, de uso extendido en todo el mundo. 

Empleado en la alta cocina para la elaboración de bebidas, panes, chocolates y distintos tipos de postres, su ingesta no es nociva. De hecho, debido a que no posee sabor, está carente de químicos y la textura de las láminas de oro para comer es blanda, este metal es muy bienvenido en la gastronomía. 

Además de su uso en cocina, el oro es empleado en odontología debido a su cualidad hipoalergénica.

Qué es el oro comestible

Cómo se hace el oro comestible

El procedimiento llevado a cabo en la realización de oro comestible comienza con la selección de pepitas de oro de alto quilataje. Estas son fundidas en un crisol a 1200 ºC para ser posteriormente prensadas hasta convertirse en unas finas láminas posteriormente conocidas como pan de oro comestible. A modo de hojas de papel, las láminas son batidas para disminuir al máximo su espesor, proceso que toma en torno a 45 minutos y una hora.

Como resultado se obtiene un producto muy delicado, en forma de láminas, polvo o escamas, cuyo manejo requiere de gran destreza. 

Para qué se utiliza en alta cocina

Si bien el uso del oro se remonta a las primeras civilizaciones humanas, actualmente el oro comestible es empleado en la alta cocina para la confección de repostería o platos de mayor nivel adquisitivo.  

De fin puramente ornamental, las láminas de oro suelen ser empleadas para la decoración de pasteles de boda, así como para el recubrimiento de pequeños dulces e, incluso, como un sutil y vistoso detalle en polvo salpicado en las bebidas. 

Pan de oro comestible

Foto: Nusret Gökçe (Salt Bae), @nusr_et

Qué simboliza el oro para comer

Al parecer, el oro para comer no es una invención actual. Y es que su uso parece remontarse al Antiguo Egipto, donde se creyó que el oro poseía cualidades curativas y vigorizantes, ideales para perpetuar la vida. 

Además, China también recurrió a los rasgos sanadores del oro, considerando este metal como ingrediente de la Antigua Medicina China. 

El oro para comer también fue empleado en la realización de panes y durante el reinado de Isabel I se popularizó la fruta espolvoreada con virutas de oro. 

De este modo, observamos que el consumo de oro comestible es motivado principalmente por dos situaciones: quienes encuentran en su utilización un reflejo de su poder social y económico, y quienes recurren a él con fines curativos. Sean cuales sean las razones, no cabe duda de la belleza y fascinación que evoca este metal precioso. 

El uso del oro comestible en nuestros tiempos no es sino el resultado de la admiración que siente el ser humano por la luz y perdurabilidad de este metal, tan aclamado y respetado en joyería. De modo que… ¿por qué no enriquecerse por dentro como por fuera?

Añadir un comentario:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat
Powered by