Tanzanitas, el misterio que las rodea

Tanzanitas, el misterio que las rodea

Siento una especial predilección por las piedras preciosas y semipreciosas, elementos que combinados con los metales nobles me permiten crear diseños únicos e irrepetibles.

Quiero empezar esta serie de posts dedicados a mis piedras favoritas con las Tanzanitas, una de mis preferidas, que combinadas con diamantes y oro blanco, me sugieren el summum de la elegancia.

El misterio del origen de las Tanzanitas

La mayoría de piedras preciosas tienen cientos o miles de años de historia, sin embargo, estas curiosas piedras azules fueron descubiertas tan solo a mitad del siglo pasado, su peculiar historia y la escasez de las mismas, incrementa aún más su valor.

Existen numerosas leyendas que han alimentado un aura de misterio alrededor de esta piedra, algunas bastante inverosímiles, pero lo que es cierto es que fueron descubiertas por accidente y que apenas se han encontrado en ningún otro lugar del mundo.

Monte Kilimanjaro

El Kilimanjaro, hogar de las Tanzanitas

Al parecer, fueron los Masai, tribu africana que vive entre Kenia y Tanzania, los que descubrieron esta maravillosa gema y la han convertido en símbolo de su cultura.

Fue tras un incendio ocurrido a los pies del Kilimanjaro, el llamado techo de África es el monte mas alto del continente, con 5895 metros de altura. Formado por tres picos de origen volcánico, el Kilimanjaro tiene un tremendo interés geológico.

Cuenta la leyenda, que tras ese incendio ocurrido en 1967, los Masai caminaban por las cenizas cuando descubrieron unas brillantes piedras azules nunca vistas hasta entonces.

Masai en Tanzania

Una gema oculta esperando su momento en la historia

Estudios gemológicos realizados a las Tanzanitas, corroboran esta versión, y explican el motivo por el cual la gema había permanecido invisible hasta el incendio.

Resulta que la piedra, en su estado natural, es de un color rojizo sin brillo, sin ningún atractivo, y se confunde fácilmente con otras piedras del monte.

Sin embargo, si la calentamos por encima de los 600 º C se convierte en una preciosa gema de color azúl intenso, y una vez pulida y tallada adecuadamente, en una joya por sí misma.

Únicamente después de aquel incendio, gracias a las elevadas temperaturas alcanzadas, y la oportuna presencia de algunos miembros locales de los Masai, se reveló la existencia de las Tanzanitas.

A ellos debemos agradecer por tanto, el descubrimiento de las mismas y su aportación al mundo de la alta joyería.

Sin embargo, si nos ceñimos a los hechos documentados, fue el 7 de julio de 1967, cuando Manuel de Souza descubrió esta roca en Arusha cuando buscaba rubíes en la zona, recogió una de esas piedras y el 25 de julio registró su descubrimiento para después mandar algunos ejemplares a la joyería Tiffany’s de Nueva york.

Anillos de Tanzanita

Utilizada por Tiffany’s

La Tanzanita es en realidad un mineral llamado Zoisita, conocido desde bastante antes del descubrimiento del Kilimanjaro, lo que ocurre es que no se había encontrado ejemplares de color azul, y de una pureza tan espectacular.

Originalmente, el nombre dado a la gema fue el de Zoisita Azul, pero fue Tiffany’s, la famosa joyería de Nueva York, quien decidió crear una joya con ella, y ya de paso, le cambió el nombre para pasar a llamarla Tanzanita.

El cambio de nombre viene dado por criterios comerciales, ya que Zoisita en inglés suena muy parecido a “Suicide”, término que no ayudaba mucho a la comercialización de la gema.

Propiedades

La tanzanita es una gema transparente, que se presenta principalmente en color azul y violeta, aunque también hay ocasiones en las que aparecen en tonalidades verdes.

Su dureza es de 6.5 en la escala de Mohs, una dureza intermedia equiparable a la de un clavo de acero por ejemplo, con una oposición a ser rayada suficientemente importante como para poder ser utilizada en el diseño de joyería.

Cambia de color según está expuesta a diferentes tipos de luz, la luz fluorescente evidencia los tonos azules, mientras que bajo una luz incandescente, se muestra en un tono violeta.

Uso en joyería

Esta característica de cambio de color la tengo muy en cuenta cuando realizo una joya con una Tanzanita para un evento concreto, ya que puede variar su tonalidad según sea por el día o la noche, o incluso con diferentes iluminaciones de la sala.

Personalmente, suelo utilizarla en collares, colgantes y pendientes de oro blanco. Siempre procurando que la gema sea el centro de atención de la joya.

Suelo acompañarlas de diamantes, en talla brillante o incluso en otras tallas más arriesgadas, según sea la talla de la propia Tanzanita.

Aquí puedes ver unos pendientes de Diamantes y Tanzanitas diseñados por mi:

Pendientes largos tanzanitas

Cuidados

En el estado en el que nos llegan una vez calentadas, talladas y pulidas, las tanzanitas son muy estables y no se ven afectadas por el calor, la luz del sol o la mayoría de agentes químicos de la vida diaria.

Debes procurar no someterla a cambios muy bruscos de temperatura, o a un calentamiento excesivo de forma repentina.

En cuanto a los agentes químicos, puede verse afectada por el ácido clorhídrico, por lo que deberás tener cuidado con algunos limpiadores de metales o de piscinas que pueden contenerlo.

Para limpiarla una Tanzanita te recomendamos los siguientes pasos:

  1. Utiliza un viejo cepillo de dientes y de cerdas blandas
  2. Mezcla jabón con un poco de agua templada
  3. Limpia bien toda la superficie con el cepillo y el jabón
  4. Enjuaga con abundante agua para que no queden restos
  5. Seca con un suave paño
  6. Asegúrate de no dejar restos de tus huellas en la superficie

Cotización de la Tanzanita

Seguro que después de saber algo más sobre esta maravillosa gema, te estarás preguntando cuál es el valor de la Tanzanita.

Estamos hablando de una piedra muy escasa, que únicamente se encuentra en una zona muy remota del mundo y que en los últimos años ha aumentado considerablemente su cotización, debido a la escasez de la misma.

Los precios varían mucho dependiendo del tamaño, la pureza y otras características, situándose entre los 200 y los 1000 euros para una Tanzanita de un quilate.

Se sitúa evidentemente por debajo de las cotizaciones de los grandes, los rubíes, zafiros y esmeraldas, pero su escasez y singularidad, hace que su valor vaya aumentando año tras año.

Curiosidades

Es la piedra de nacimiento del mes de diciembre, traerá buenas vibraciones a los nacidos a final de año.

Es idea para regalar a una madre tras el nacimiento de un bebé si el mismo ha nacido en diciembre, simboliza felicidad y paz.

A las Tanzanitas se le atribuyen numerosas propiedades, se dice que ayuda a la relajación y a conseguir un estado de paz interior durante la meditación.

Es una piedra que inspira paz y buena energía, aumenta la confianza en uno mismo y ahuyenta las energías negativas. Por ese motivo se utiliza mucho como amuleto.

La piedra de Tanzanita más grande encontrada pesa nada más y nada menos que 737 quilates.

Y la joya más famosa creada con esta gema es la llamada “Reina del Kilimanjaro”, una tiara con una tanzanita de 242 quilates, acompañada por 803 tsavoritas verdes y 913 diamantes.

Añadir un comentario:

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat
Powered by